viernes, 24 de julio de 2009

"El olvido está lleno de memoria",

dijo M.Benedetti.
En asuntos del corazón, siempre me he basado en miradas; no eres nadie si en tus ojos no encuentro el brillo determinado.

Últimamente repelo el contacto físico, de todo tipo. Puede que no haya dado con la persona indicada o que mi subconsciente crea que si alguien se me acerca demasiado puede llegar a causar destrozos.
Hace tiempo que sueño con un desconocido, alguien que un día llegará, o que se quedará en mi interior, de manera que no se podrá escapar nunca.
Leí en un libro que cuando empiezas a planterte si quieres o no a alguien, es que has dejado ya de hacerlo.
En cuanto a mi corazón...se creó una especie de escudo, de esos en los que rebotan las pedradas, sabes ¿no? Y desterró a unos cuantos, con la excusa de que les había pillado robando, que le estaban dejando en ruinas.

2 comentarios:

  1. El amor es eterno mientras dura.

    ResponderEliminar
  2. Lo peor es cuando te das cuenta de que sí querías a esa persona...y ya es tarde...

    Quizás era el destino.

    ResponderEliminar