martes, 4 de mayo de 2010

Y cuando te hablo así no sabes qué pretendo.

Parpadeo ante estos latidos paralelos a mí. Resucito todos los papeles enterrados bajo mis sábanas. Corrijo al viento e insisto en que cambie de dirección. Desisto en descansar, por hoy, de la cruda realidad. Tiemblo al escuchar cómo crujen los recuerdos. Tú me abrazas. Yo sonrío y rompo a golpes la ansiedad. Creerás en sueños ideados para ti y yo gritaré que no, que no es posible. Veo como caen las palabras, y una mano sobre otra y siento vértigo.
A veces creo que nunca he aprendido.

5 comentarios:

  1. ... porque se tropieza en la misma piedra

    ResponderEliminar
  2. No creo que no hayas aprendido, más bien es que nunca nadie sabe lo suficiente.

    ResponderEliminar
  3. And when he talks like this you don't know what he's after... (8)

    ResponderEliminar